L

a intervención en este proyecto consistió en la rehabilitación de unos trasteros ubicados en el sótano de una parcela con una vivienda existente.

La obra incluye la ejecución de un gimnasio con vestuario en planta baja  y una zona de aguas compuesta por piscina interior, jacuzzi, sauna y un cuarto de baño en planta sótano.
El revestimiento de fachada de planta baja está resuelto con un estuco a la cal y carpinterías de aluminio tipo guillotina.

El cerramiento de fachada de la zona de sótano es de vidrio fijo laminado de grandes dimensiones y carpintería de acero inoxidable tipo pivotante.
Los aplacados de la zona de aguas son de mármol blanco Thasos.
Los revestimientos de suelo y falsos techos se han resuelto con madera de Teka de Birmania tanto entablillada como alistonada.
La piscina interior está iluminada de forma natural mediante el cerramiento de vidrio y a través de 19 lucernarios cenitales de 2 x 0,5m.